Esta cocina abierta al salón está ubicada en la zona de mayor iluminación de la casa. Gracias a una elección de muebles de tonos claros el reflejo de la luz aumenta la sensación espacial.

Combina un color topo en los muebles inferiores y blanco en los superiores en uno de los frentes. Siempre es aconsejable dejar el tono más oscuro para los muebles de la parte inferior. En el otro frente sólo hemos empleado el color topo combinado con el tono acero del frigorífico y el negro del horno-microondas.

El mueble es laminado antihuellas que se limpia con gran facilidad y va canteado en los cuatro lados. En la parte superior tienen una medida poco habitual de 1 metro.

La encimera es de Silestone modelo Lagun sin vuelo (queda a la misma altura que los muebles). En ella hemos colocado un fregadero de fibra que permite volver a emplear un color topo en vez del clásico aluminio. La cara inferior de la misma va pulida. De este modo es agradable al tacto.

El grifo que hemos puesto es extensible, facilitando así que puedas llegar a todos los rincones del fregadero.

La campana es integrada en el mueble superior y es de Elica modelo Box in.

En la zona de columnas disponemos de un despensero de grandes dimensiones que completa el giro de la “L”. Tiene iluminación interior para permitir la vista de los elementos que quedan al fondo y llega a gran altura. Tenemos muebles con huecos incluso sobre el frigorífico para poder almacenar todo nuestro menaje.

Pin It on Pinterest