Si tienes un piso en alquiler invierte en la cocina para añadirle valor. No es necesario que sea de gran tamaño pero si que esté bien equipada.

Esta cocina cuenta con lavadora y lavavajillas de 45cm de ancho integrados, horno de 40 cm de altura, placa con 2 fuegos y un frigorífico de gran capacidad. Está abierta al salón por lo que gana la luminosidad que entra por el balcón.

El diseño de esta cocina está marcado por la búsqueda de una estética neutral que guste a todo el mundo, huyendo de colores chillones y formas poco usuales.

Se ha utilizado el suelo original de baldosa hidraúlica, de este modo se consigue ahorrar en el presupuesto y se utiliza un material muy de moda.

En la parte izquierda de la cocina hay un pilar que limita el espacio, por lo que no podíamos colocar ningún electrodoméstico. En su lugar pusimos unos cajones de menor tamaño y de extracción total.

Al tratarse de un edificio antiguo las paredes presentaban muchas irregularidades, lo que condicionó la disposición de los muebles en el espacio para logar un estilo limpio y moderno.

La caldera queda oculta en el interior de un mueble. Dado el espacio que esta ocupa, no era posible que el mueble que la contiene quedase en la misma línea que el resto de los muebles. Por ello se optó por bajarlo hasta la encimera, evitando generar escalones antiestéticos.

La encimera es el modelo Absolte de la marca Compac, es un material más resistente que una formica y aunque también cuesta un poco más, es una buena opción cuando queremos ponerlo en una vivienda de alquiler.

Pin It on Pinterest