Las cocinas pequeñas son muy populares y nos ofrecen un desafío a la hora de diseñarlas.
Debemos buscar la forma de obtener el máximo almacenaje y la mayor comodidad en un espacio reducido y en este caso debíamos hacerlo además teniendo en cuenta la complicada estructura de la casa.

Se trata de un piso en el centro de Madrid destinado al alquiler turístico por lo que los materiales deben ser resistentes al paso del tiempo.
Optamos por un mueble laminado en alta presión con acabado mate seda en color antracita que otorga una gran elegancia al espacio. También distribuímos la cocina en «L» añadiendo una estructura de puente, que resulta muy cómoda y muy práctica. La encimera es un porcelánico de la marca Laminam el modelo Calce Nero, altamente resistente al calor y a los arañazos.

En una cocina de estas características es fundamental tener los electrodomésticos integrados para que nada estorbe a la vista. Por este motivo hicimos la zona de columnas con un zócalo de tan solo 3cm. y así optimizar el máximo espacio.
En las cocinas abiertas al salón también es muy importante la capacidad de extracción de la campana, y en este caso pusimos una campana Elica EliBloc que absorbe hasta 545 m3/h.

Si quieres conocer muchos más detalles, ¡pincha en el vídeo y disfruta!

Pin It on Pinterest