Esta cocina en un solo frente con distribución puente permite aprovechar al máximo el fondo de los muebles con una disposición a diferentes profundidades y unas medidas totales del mueble de 2,70 metros de alto y 4,20 metros de ancho.

Está concebida como una cocina para colocar en un espacio abierto al salón gracias a la discreción de su acabado en el que todo queda oculto tras diferentes sistemas de cierre.

Su diseño es muy limpio debido al color blanco y a la ausencia de tirador (sistema gola). Los muebles son lacados y en la parte superior cuenta con un sistema de apertura eléctrica mediante mando a distancia.

Todos los electrodomésticos van integrados y se combinan con baldas y cajones tanto en las partes superiores como inferiores para ganar la máxima capacidad de almacenaje.

La encimera es de Silestone modelo Lagun. En este caso no es de gran grosor y con ello contribuye al corte minimalista de esta cocina. El chapado que sube tras la encimera está acabado en brillo haciendo juego con el cristal de la primera parte del puente.

En uno de los extremos hemos colocado la columna de horno y microondas en tonos blancos también ocultos tras una puerta escamoteable. En el otro extremo hay una columna y por ello hemos aprovechado este espacio para construir un armario para los productos de limpieza con un herraje extensible muy cómodo para guardar la fregona y la escoba entre otros productos.

Junto a este mueble hemos integrado el frigorífico y una balda en su parte superior.

Siempre que puedas oculta los enchufes con las diferentes opciones que te podemos aportar. En este caso es un sistema de tapa con USB.

Pin It on Pinterest