Es posible tener una cocina abierta al salón y que conserve cierta independencia a la vez.

En la cocina que os mostramos hoy tenemos una distribución con dos frentes.  En uno de los lados hemos colocado toda la zona de aguas y zona de cocinado en L y en la otra un frente recto hasta el techo con la columna de horno microondas, el frigorífico y zona de almacenaje.

En la zona de cocinado la L termina en una barra alta que por un lado permite conectar las dos estancias y por otro es lo suficientemente alta como para ocultar la encimera y las cosas que puedan haber sobre ella.

Se ha querido llamar mucho la atención sobre el suelo imitación a hidráulico con un dibujo similar al de los copos de nieve en tonos grises que combina a la perfección con el tono de la encimera de Compac en gris ceniza de 2cm y los muebles laminados en blanco. A lo largo de la pared hemos distribuido también azulejos metro en blanco que aumentan la luminosidad del espacio.

En este diseño hay una gran presencia de tiradores de gran tamaño en acero cepillado con líneas muy suaves que aportan un toque clásico. Siempre puedes cambiar los tiradores de la cocina y cambiar totalmente su estética.

Los mandos escamoteables de los electrodomésticos de Electrolux son muy prácticos ya que se esconden y no se ensucian tanto como si están todo el tiempo expuestos.

En los muebles superiores hemos colocado una vitrina con cristal al ácido y marco de aluminio que deja intuir lo que hay en el interior pero no lo muestra en su totalidad.  De este modo aligeramos los muebles en el extremo.

Pin It on Pinterest