¿Te atreverías a poner una cocina azul en tu casa? Puede parecer atrevido, porque es una moda que te acompañará durante muchos años. Sin embargo, el resultado es espectacular. Cuando ves el proyecto finalizado es difícil no enamorarte de él. El mueble azul, con los tiradores clásicos en bronce y el casco en roble, combinado con la encimera blanca. Un estilo muy conseguido, que estuvo de moda en los años ochenta. 

En los muebles altos encontramos una disposición de tres muebles de alta capacidad (llevados hasta el techo) de sesenta centímetros (uno de ellos lleva incorporada la campana integrada) y otro de cuarenta centímetros. En los muebles bajos tenemos un mueble de treinta, dos sesenta (gestión de residuos y lavavajillas integrado), un cajón y dos gavetas de ochenta y un botellero extraíble de treinta. La encimera es de Compac, su modelo Alaska. Es de cuarzo compacto y, como ya sabemos, resistente a la humedad, a arañazos y a golpes. No obstante, hay que tener cuidado con apoyar las sartenes o cazos recién sacados del fuego, porque pueden dejar marca.

En el frente principal nos encontramos con la zona de aguas y la zona de cocción, con un amplio espacio entre ambos para trabajar. Junto a la zona de cocción tenemos la zona de columnas, donde hemos puesto la torre horno-micro, el frigorífico y un plus de almacenaje. En ese plus de almacenaje cabe destacar el mueble despensa, de sesenta centímetros y llevado hasta el techo. Un sitio ideal para guardar los productos de limpieza. Esperamos que os haya gustado la cocina, cocineros. Un color que queda muy bonito. Hasta la semana que viene, ¡cocineros!

Pin It on Pinterest